viernes, 5 de junio de 2009

Lunatic Lovers



Tomo único de Suehiro Maruo, autor fetiche de Glénat cuyo estilo se encuentra a medio camino entre el sadomasoquismo y la perturbación mental. Claro aprendiz de la escuela "underground", en sus mangas se pueden encontrar representadas, sin pudor alguno, acciones que carecen del más mínimo atisbo de moralidad, tales como mutilaciones, asesinatos a bebes, violaciones, lametones oculares...y más cosas que me guardaré por el bien de vuestra salud intestinal.

Este tomo recoge 5 historias cortas y una larga, que paso a describir un poco por encima (no recuerdo los títulos ya que lo leí hace más de una semana, pero de los argumentos me acuerdo perfectamente):

-La primera trata sobre un chico que tiene una única obsesión en la vida: la música. Pero un accidente en alta mar frustra sus ilusiones, pues se queda sordo de una oreja y...

-La segunda no puede ser más simple, un grupo de amigos lamenta la muerte de uno de ellos y empiezan a "consolarse" unos a otros. Sí, pensad mal y acertaréis.

-La tercera es bastante repulsiva. Trata sobre un muchacho que se dedica a espiar a su vecina. Un día, ésta da a luz, mata al niño sin ninguna compasión y lo tira por la ventana. El muchacho, en señal de castigo, recoge al niño y, aprovechando los ratos en los que la vecina no esta en su casa, entra y se lo deja encima de la cama. La mujer, extrañada y aterrorizada, vuelve a tirarlo de nuevo...y el muchacho lo vuelve a coger y dejárselo en su casa. Y esto se va repitiendo día tras otro...

-La cuarta sigue más o menos la línea de la anterior. Un criado se dedica a espiar a su amo abusando de las sirvientas. Un día, el amo lo pilla y se lo carga in fraganti. Pero un momento antes de morir, el criado le echa una maldición al amo...

-En la quinta, nada más empezar vemos como un perro le arranca media mano a un niño (qué bonico, oigan). Después conocemos al amo del perro, un tío la hostia de raro y que le gusta hacer unas cosas que es mejor omitir.

-Y la última, la más larga de todas (ocupa casi medio tomo), se ambienta en Japón en la posguerra y trata sobre un enano deforme que se obsesiona con una mujer. Y prefiero no contar más.


Ni frío ni calor señores. Esa es la sencación que se me quedó al leerlo. No puedo comprender el por qué este hombre es considerado un genio, pues no veo en estas historias más que un afán de provocar y romper tabúes. En fin, para gustos colores, como suele decirse.

5

P.D. Eso sí, el final de la cuarta historia, aun siendo de lo más repulsivo y asqueroso, no tiene precio.

4 comentarios:

Xesu dijo...

Me pasa un poco lo que a tí con este autor. Maruo tiene un estilo muy caracteristico y eso le ha valido su fama pero nunca me ha motivado su lectura. Lo lees, alucinas con las idas de olla pero no me motiva a seguir leyendo cosas de él.

Va a gustos. Hay muchos que lo adoran y lo recomiendan como un imprescindible. Leete "El Monstruo de color de rosa" que es también de relatos cortos y tocando los mismos temas xDD

Battosai dijo...

De este autor sólo he leído El monstruo de color de rosa y ya tuve suficiente.

Daiya dijo...

pos a mi cada vez q lo criticais me dan mas ganas de comprarme algo de el.... jajjajaa

Roy Ramker dijo...

Suehiro Maruo es realmente raro, no sabes si sus obras y dibujos son buenos o horribles, es bueno que haya mangakas así ^^