sábado, 20 de junio de 2009

Rurouni Kenshin



Antes de nada quiero aclarar que no soy nada objetivo con este shônen, ya que me encanta y en estos casos la subjetividad nubla un poco la vista. Probablemente diría que es mi favorito, pero Dragon Ball, Hokuto no ken y Hôshin Engi también me gustan mucho y no sabría por cuál decidirme.

A ver, Kenshin Himura es un espadachín errante que viaja por todo Japón ayudando a los más desfavorecidos. Tiene la perticularidad de poseer una espada con el filo invertido, ya que por ciertos motivos se autoprohibió volver a matar. Poco después se instalará en el dojo Kamiya, propiedad de la temperamental Kaoru y pronto llegarán otros personajes que formarán la plantilla de secundarios. La intención de Himura es llevar una vida tranquila pero su tortuoso y violento pasado se resiste a ser enterrado...

Como es habitual en el género, los primeros tomos son básicamente de presentación de personajes, que se unirán al grupo tras vivir una serie de peripecias. Al contrario que en muchos otros no se hacen nada pesados y son de lo más entretenidos, destacando la parte de Megumi y la de Rayjuta. En el tomo 7 ya empieza la verdadera "chicha" con dos grandes sagas de 11 tomos cada una (en la edición normal, en la Kanzenban ni idea), siendo la primera extraordinaria y la segunda un poquitín más floja. Entre medias de ambas sagas hay un flashback que dura algo más de un tomo y que, irónicamente, resulta ser la mejor parte de todo el manga.

Ah, y el dibujo me encanta, no es la octava maravilla pero está muy bien y mejora a lo largo de la historia, sobre todo en los combates. Que por cierto, al inicio de la primera gran saga hay uno cojonudísimo que es, con diferencia, el mejor de todo el manga y de los mejores de shônen alguno. No diré cuál es, que se distingue a la primera.

Al igual que la inmensa mayoría, mi primera toma de contacto fue a través del anime, emitido por Canal + hace ya casi 10 años (si no fuera por eso probablemente ni me hubiera interesado por él). Estaba bastante bien, pese a que la última temporada era íntegramente de relleno, pero por lo menos era potable, no como el de DBZ o Naruto.
Luego ese flashback tan cojonudo fue adaptado en 4 OVAs con el nombre de Recuerdos, y después llegaron otros 2 que contaban un final alternativo al del manga y que personalmente me gusta más (no digo que el del manga sea malo, pero es demasiado bonito para ser verdad).

En cuanto a las ediciones, la primera vez que salió fue por parte de Glénat en sus 28 tomos originales, pero traducidos del francés y con las portadas retocadas. Desde el año pasado la misma editorial saca la Kanzenban, traducida ya del japonés y con las págs a color de la revista. A la espera estoy de acumular más vales de descuento en mi tienda habitual para empezar a comprarla.

En fin, un gran manga, dentro de su género es con mucha diferencia de lo mejor que se puede encontrar. Tiene sus defectos, pero son nimios comparados con sus virtudes y se merienda con patatas a cualquiera que se publica en la actualidad. Muy recomendable.

8

Y como guinda, uno de los endings de la serie, mi preferido:

4 comentarios:

Battosai dijo...

A mí me encanta, aunque siendo mi nick el que es no creo que hiciera falta decirlo xD.

Bambú dijo...

El manga no lo he leído pero sí que he visto el anime, y opino lo mismo que tu, que la última parte es un poco flojilla.

La nueva edición me atrae mucho pero aún no me he animado del todo a comprarla, a ver si un dia de estos acabo cayendo en la tentación y leo ese final alternativo que desconozco :)

yue_sayuri dijo...

Cuando lo editó por primera vez Glénat sólo leí una parte, la edición de lujo la estoy disfrutando mucho ^^

Shin dijo...

A mí me parece una serie sobrevaloradísima, con mucho hype. De hecho compré todo el manga y lo vendí porque me di cuenta de que no me mataba, y los protagonistas no son taaan tan carismáticos. Kenshin y poco más.