jueves, 14 de agosto de 2008

Érase una vez que se era...

...la historia de un patito que se hizo amigo de una farola drogaadicta.



FIN



...


Dejándonos de cuentos, hoy es un año más. Un año más que este mundo me lleva aguantando. Un año más que el destino me permite estar aquí. Un año más rodeado de gente que merece la pena. Un año más siendo un mero pasajero en esta monótona, estúpida aunque a veces simpática forma de vida. Otro año más en el que me hago más estúpido y sigo envejeciendo. Otro año más en el que se me sigue concediendo esa sensación agridulce que es la vida.

En definitiva, uno más al contador. Uno más...

A todos aquellos que os molestéis en felicitarme solo os digo una cosa: GRACIAS, de todo corazón (sí, yo también tengo de eso, aunque sea negro como el carbón) y a los que no...pues que os den por culo (Mwahahahahahaha)

Para finalizar, tenía pensado contaros otra historia en la que ese mismo patito conocía a su media naranja, un cisne negro bastante hijo de puta, pero pensándolo bien no voy a hacerlo, ahora no es el momento.

Tal vez el año que viene...


Un saludo

P.D. Es mañana, pero la gente de Blogger faltó a clase el día en que explicaban que el día tiene 24 horas, porque si no no entiendo como actualizando a la 1 de la madrugada pone día 14 y no 15. En fín...

2 comentarios:

Muramasa dijo...

Felicidades, tío!!

Y que sigas muchos años con la misma mala leche y acidez (o más si cabe).

Sr.Michi dijo...

Me encanta ver cómo influyo en los más jóvenes y éstos copian mi estilo y expresiones. Me honra, de verdad :)
Ya puedo decir con la cabeza bien alta que he dejado huella y pasaré a la historia, kukuku.

Feliz cumpleaños. Ah,y no tienes ni puta idea de Full Metal ;)

PD:en unas semanas volveré con el blog totalmente reformado. Paciencia.