sábado, 30 de enero de 2010

Beck



Ante ustedes, ladies and gentlemen, el mejor shonen que se ha publicado en los últimos 10 años.

Yukio es un chaval bastante tímido y taciturno que salva a un perro llamado Beck del acoso de unos niños. A partir de ahí su vida dará un giro de 360 grados.

Sin innovar ni aportar absolutamente nada nuevo, el señor Sakuishi desarrolla magistralmente una historia que combina costumbrismo, amor, humor y drama a partes iguales teniendo el mundo de la música como telón de fondo. Destaco esto último porque si bien el hilo pricipal es el ascenso paulatino del grupo protagonista, este es un relato de personas más que de música, personas tan normales y corrientes como tú y yo. También me parece especialmente remarcable la objetividad con la que el autor muestra el mundillo de la música y las discográficas tal y como es: un palo lleno de mierda sobre el que hay que caminar con pies de acero y determinación de hierro.

Yo no creo que los términos "shonen" y "realista" puedan compartir la misma frase, pero si hubiera alguno que se aproximara a dicha definición sin duda sería éste. Aparte de los personajes, las situaciones y los diálogos son tan cotidianos y fluyen con una naturalidad tan acojonante que es imposible no sentirse identificado, así que el lector se implica en el meollo desde el primer momento, expectante por descubrir qué pasará a continuación.

Pero no todo se limita a un buen guión y personajes. Es bastante más que eso, pero os dejo que seáis vosotros quienes lo descubráis. Y qué demonios, simplemente no bajar para nada el nivel y enganchar durante 34 volúmenes es motivo más que suficiente para encumbrarla a lo más alto, y eso es algo de lo que contadísimos mangas pueden presumir.



9

9 comentarios:

eter dijo...

Una joya del manga de nuestros días.

Particularmente el dibujo no termina de convencerme en algunos puntos, y la historia es agridulce y por momentos uno querría que fuera más "chachi piruli"... pero eso es precisamente lo que la hace tan grande.

Coke-Kun dijo...

El anime me pareció muy regular y se me quitaron las ganas de leer el manga. Seguramente sea mucho mejor, pero la verdad es que no creo que me anime nunca a empezarlo, sobre todo sabiendo el número de tomos :/

mimotaku dijo...

Oye chico, que si das un giro de 360º te quedas igual. ¿No será más bien 180º con lo que tu vida cambia por completo?
Estupenda reseña pero por falta de tiempo no creo que vaya a continuar leyendo Beck en un tiempo, aunque me da que acabaré con una opinión similar a la tuya sobre este título

Raistlin dijo...

Me pasó algo extraño con esta serie, iba por el tomo 20 y la dejé porque no me terminaba de enganchar..., aunque me estaba gustando ¿?

Seguramente le de otra oportunidad, ahora que estoy buscando leer cosas distintas.

Xesu dijo...

Yo soy de esos que vi el anime, que me gustó y que aún pienso que algún día llegará alguien a editar el manga por aquí. Iluso de mi xDD

Pennywise dijo...

Me quedé por el tomo 18 creo o quizá más adelante

(MEGASPOILERSSS)

Cuando el prota sueña con todos los rockeros, todos los miembros de la banda lo sueñan menos el rapero

(FIN MEGASPOILERSS)


Me gustaba mucho pero dejé de encontrar scans y luego la pereza me invadió. Muy buena sin duda, me has dado ganas de releerla.

Yer_Soul dijo...

Solo dire una cosa:
Amén.

JASO dijo...

No estoy nada de acuerdo las críticas negativas que se hacen sobre Beck. No he leído el manga pero el anime me resultó acojonante.
¿Quizás porque me sentí identificado con Koyuki ahora que me he lanzado a aprender a tocar la guitarra?
¿Quizás porque las guitarras son réplicas (dibujitos) de las reales?
¿Quizás porque la música está de puta madre?
¿Quizás por el temazo de los Beatles en el festival?
¿Quizás porque me encantó la historia de amor-desamor entre Koyuki y la mushasha?
¿Quizás porque refleja fielmente lo mierda que es el mundo de la música en nuestros días lleno de Lady Gagas, Bisbales, Bustamantes y demás engendros con fines de markenting para vender a subnormales en lo que a cultura musical se refiere?

No sé, a lo mejor el manga es un puto coñazo pero el anime cuenta lo justo y necesario para que la historia sea muy interesante y entrañable. Además, aunque Koyuki sea cortito no es el típico chaval mongolo y feo que se rodea de tías buenas como en otros mangas ;)

JASO dijo...

Por cierto, ¡a ver si os hacéis seguidores de mi blog leches!.

Que estoy más solo que la una y tengo un montón de reviews y ya me estoy desanimando a escribir más.